Síndrome de Ovarios Poliquísticos: los ovarios no son los malos

sindrome de ovarios poliquísticos

Síndrome de Ovarios Poliquísticos: los ovarios no son los malos

SOP no es una patología sencilla, quien lo sufre tiene varios frentes abiertos. Sus síntomas y evolución varían mucho de una mujer a otra.

Se caracteriza principalmente por un exceso de andrógenos (hormonas masculinas) y disfunción en la ovulación que lleva a períodos irregulares o falta de ovulación.

En este post basado en recientes estudios científicos, vamos a ver cómo los ovarios no son la causa, si no una víctima colateral más de la patología.

 

Introducción

El Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP) es un trastorno endocrino y metabólico muy común que afecta entre el 6% y 20% de mujeres en edad fértil, según el criterio de diagnóstico que se utilice. Es prácticamente una epidemia.

SOP se mantiene por la Inflamación de Bajo Grado (IBG). Esto quiere decir que el sistema inmunológico está crónicamente funcionando a medio gas.

¿Cómo es esto? Una gripe de 3 días es una activación puntual a toda máquina del sistema inmunológico para acabar con los bichos que nos han invadido. La típica gripe que se arrastra todo el invierno es una IBG. Es decir, muchos desafíos y un sistema inmunológico que no da abasto, así es que se pone en modo supervivencia para hacer lo que pueda.

 

Hormonas sexuales y SOP

Las hormonas sexuales están desequilibradas en SOP:

  • Hay un nivel bajo de estrógenos y progesterona.
  • Nivel alto de andrógenos.
  • La Hormona Luteinizante (LH) está más alta que la Hormona Foliculoestimulante (FSH).

 

Todas estas hormonas están reguladas por los ejes neuroendocrinos HPA (Hipotálamo-Hipófisis-Adrenales) y HPG (Hipotálamo-Hipófisis-Gónadas).

La cascada hormonal se inicia en el Hipotálamo, que es un área cerebral del tamaño de la uña del dedo meñique. Es el director de orquesta del organismo y desde sus núcleos marca el ritmo de nuestros ciclos vitales.

Pues bien, el Hipotálamo segrega la hormona GnRH (Hormona liberadora de Gonadotropinas) que es el pistoletazo de salida para que la Hipófisis (otra glándula cerebral) produzca las hormonas LH y FSH.

Si el ritmo del hipotálamo se altera, el ritmo de la secreción se altera también. En el caso de SOP, la producción de LH no disminuye ni siquiera durante la noche, así que el ratio de LH/FSH se desequilibra.

El exceso de LH hace que el ovario produzca más andrógenos. Y al estar el nivel de FSH normal o reducido, la secreción a nivel ovarios de estrógenos es menor.

 

Exceso de andrógenos, resistencia a la insulina e hiperinsulinemia

La insulina es una hormona que segrega el páncreas para equilibrar los niveles de glucosa y grasas.

No está claro el origen de la resistencia a la insulina en SOP, pero puede deberse a fallos en los receptores de insulina en los tejidos o a un mal funcionamiento de las células del páncreas que la producen.

En los ovarios actúa como una hormona sexual más, contribuyendo a aumentar la secreción de andrógenos. También tiene esta acción sobre las glándulas adrenales.

La hiperinsulinemia está asociada a la resistencia a la insulina y tiene efecto androgénico en los ovarios y en las adrenales. Reduce la producción en el hígado de SHBG (Globulina fijadora de hormonas sexuales), así que hay un exceso de andrógenos circulando libremente por el organismo.

 

 

Síntomas de SOP

Ni todas las mujeres con SOP presentan los mismos síntomas, ni hay que tener todos los síntomas, pero en general, la alteración hormonal está detrás de:

  • Oligomenorrea (períodos irregulares).
  • Amenorrea (ausencia de períodos).
  • Infertilidad por falta de ovulación.
  • Hirsutismo (exceso de vello facial, en pecho o espalda).
  • Alopecia con patrón masculino.
  • Acné.
  • Acanthosis Nigricans (piel más oscura en pliegues de cuello, axilas)
  • Acúmulo de grasa a nivel abdominal.
  • Dificultad para perder peso.
  • Atrofia de endometrio.
  • Tendencia a la depresión, ansiedad, trastornos alimenticios y baja autoestima.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Propensión a sufrir otras patologías como enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 o hipotiroidismo.
  • Quistes en los ovarios

 

Causas

Se desconoce la causa desencadenante de SOP, pero la ciencia sugiere que se trata de un trastorno con influencias genéticas, epigenéticas y del entorno, como la alimentación y el estilo de vida.

Hay varios factores que pueden influir en el desarrollo de SOP:

  • Estrés porque altera el ritmo del hipotálamo.
  • Contaminación ambiental.
  • Disruptores hormonales (BPA de plásticos, parabenos).
  • Alimentación rica en comida procesada y de alta carga calórica.
  • Herencia genética.
  • Factores epigenéticos.

 

Genética

Se sigue investigando sobre los genes o variaciones genéticas que pueden estar detrás de SOP, aunque aún no hay una conclusión definitiva. Los genes que pueden determinar el desarrollo de SOP están relacionados con:

  • Resistencia a la insulina.
  • Producción de andrógenos.
  • Citoquinas proinflamatorias.
  • Depresión.

 

Epigenética

Desde el punto de vista epigenético, todo lo que afecta a la programación genética empieza en el útero de nuestra abuela.

¿Y qué puede influir? Estilo de vida, alimentación o exposición a químicos durante el embarazo pueden provocar una tendencia genética a SOP.

Las hijas de madres con hipertensión, diabetes o que han fumado durante la gestación suelen nacer con poco peso. Pueden tener predisposición a la resistencia a la insulina y en la infancia tener sobrepeso. En la edad adulta, pueden desarrollar hipertensión o intolerancia a la glucosa, sobre todo si llevan una vida sedentaria y una alimentación rica en grasas saturadas.

 

Conclusiones

SOP es más que unos quistes en los ovarios. Si como dice la ciencia, el entorno, la alimentación y nuestro estilo de vida pueden desencadenarlo, ¿por qué no revisar esto?

Tomar consciencia de la amplitud de la patología, quitando el foco sólo de las hormonas sexuales es el primer paso para ponerse manos a la obra y empezar a construir una vida “anti-SOP”.

 

IR AL PROGRAMA RELACIONADO  Adiós a la regla irregular

 

Referencias:

The Source of Polycystic Ovarian Syndrome
Claudia Raperport and Roy Homburg
Clin Med Insights Reprod Health. 2019; 13: 1179558119871467. Published online 2019 Sep 3. doi: 10.1177/1179558119871467
Escobar-Monreale, HF
Polycystic ovary syndrome: definition, aetiology, diagnosis and treatment.
Nat Rev Endocrinol. 2018 May;14(5):270-284. doi: 10.1038/nrendo.2018.24. Epub 2018 Mar 23.
Polycystic Ovary Syndrome: Pathophysiology, Presentation, and Treatment With Emphasis on Adolescent Girls
Selma Feldman Witchel, MD, UPMC Children’s Hospital of Pittsburgh, University of Pittsburgh, 4401 Penn Avenue, Pittsburgh, Pennsylvania 15224
A New Approach to Polycystic Ovary Syndrome: The Gut Microbiota.
Yurtdaş G , Akdevelioğlu Y.
J Am Coll Nutr. 2019 Sep 12:1-12. doi: 10.1080/07315724.2019.1657515
Sex hormone synthesis, regulation, and function
Alexandra Rotstein – McMasters Pathophysiology Review
Geographical Prevalence of Polycystic Ovary Syndrome as Determined by Region and Race/Ethnicity
Wendy M. Wolf et al. Int J Environ Res Public Health. 2018 Nov; 15(11): 2589. Published online 2018 Nov 20. doi: 10.3390/ijerph15112589

 

Artículos de Salud:

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados actualmente.

Share This
¿Necesitas ayuda?
Powered by

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar