La vida de la mujer estresada

MUJER ESTRESADA

La vida de la mujer estresada

Nos encontramos inmersos en una de las épocas del año que más estrés ocasiona.

Las Navidades pueden ser un momento de alegría y celebración, aunque para muchas personas supongan también más presión y responsabilidades, en resumen, estar más estresados.

¿Eres una mujer estresada? En estas fechas, suelen recaer sobre nosotras tareas extras como la organización de encuentros familiares, actividades con los niños que están de vacaciones, compra de regalos o elaboración de menús para las celebraciones. Seguro que en estas situaciones te preguntas: ¿cómo quitar el estrés?

Pero el hecho de tener la agenda llena no significa que tengas que estar estresada.

¿Estás más estresada porque tu misma te has cargado con un montón de responsabilidades? ¿estás más estresada porque quieres quedar bien con todo el mundo? ¿estás estresada porque quieres ser perfecta como en los anuncios de la tele?

 

¿Y a ti que te hace estar estresada?

No sólo en Navidad, si no que durante toda nuestra vida, sobre las mujeres recaen muchas responsabilidades del cuidado de la familia y del hogar, añadidas al trabajo fuera de casa, o tal y como está el patio, a la falta de trabajo, que es peor.

Además la sociedad nos pone prototipos de mujeres delgadas, eternamente jóvenes, perfectas, bien peinadas incluso los días de lluvia, bellas, sonrientes, glamurosas, viviendo en casas espectaculares y con familias felices.

Como esto queda grabado en el inconsciente colectivo, es fácil entrar en una lucha sin tregua para querer ser como se espera que seamos, para ser como está de moda ser. ¿Y si no somos así, qué pasa?

La realidad no es esta. La realidad es que muchas veces nos cuesta llegar a fin de mes, no tenemos ganas de maquillarnos, vivimos en pisos sin jardín… y la familia feliz, en fin, a veces ni es familia, ni es feliz.

¿Crees que estás más estresada por no cumplir con los estereotipos que están de moda?

Si estás buscando un tratamiento para el estrés, lo primero que puedes hacer es cambiar el foco de tu atención. No llevarlo a lo que se espera de ti, a lo que se supone que tienes que ser, si no a lo que eres realmente y aceptarte tal y como eres.

 

¿Qué es eso del estrés?

Pues aunque parezca mentira el estrés no nace por tener que hacer 25.000 cosas a la vez. Es un miedo real o imaginario a que algo nos haga daño a nivel físico, emocional o mental y que se traduce en una serie de respuestas tanto físicas como emocionales y mentales.

Hombres y mujeres no enfermamos de lo mismo por eso, cuando estamos estresados las reacciones no son las mismas. Esta diferencia está relacionada con las hormonas sexuales.

Evolutivamente la mujer es la encargada de cuidar de la tribu, de que haya comida, agua, que los miembros del clan estén seguros, los bebés cuidados; de ella depende la protección y de ahí la tendencia a las enfermedades relacionadas con el sistema inmunológico.

El estrés crónico afecta al funcionamiento de la tiroides porque continuamente necesitamos más energía, y la tiroides es la llave energética de las células. Por tanto, el estrés influye también sobre el ciclo menstrual.

 

¿Cómo quitar el estrés?

Quien te diga que sabe cómo quitar el estrés con una pastilla, una planta o un alimento, no te está diciendo la verdad. ¡Ojalá y fuera así de fácil!

Evitar todas las situaciones estresantes a la vez es prácticamente imposible porque el estrés es parte de nuestras vidas. Sin embargo, puedes empezar a observar qué te produce estrés, cuándo estás estresada y así serás más consciente de tus respuestas, lo que dará calma a tu organismo.

Aunque no haya un milagroso tratamiento para el estrés, sí hay estrategias que puedes poner en práctica y que ayudarán a reducir sus síntomas:

  • Observa tus pensamientos y emociones. Lo que piensas puede añadir o quitar estrés a tu vida. ¿Cómo reaccionas ante algo que te estresa?
  • ¿A qué tienes miedo? Profundiza dentro de ti porque el estrés puede ser una respuesta a esos miedos inconscientes y conscientes.
  • Prioriza. Al final del día ¿cuántas tareas has hecho porque querías hacerlas y cuántas porque te las han pedido y no has sabido decir “no”? Haz una lista de tus prioridades en la vida, y analiza si estás viviendo alineada con ellas o no. Si no, empieza a dar pequeños pasos para hacer lo que realmente quieres hacer.
  • Agradece y disfruta de todo lo que tienes. Mira a tu alrededor y presta atención a lo que ya tienes, en lugar de poner el foco en tus carencias.
  • Haz un break. Cada día deja algo de tiempo para cuidar de ti. Date un masaje, o un baño, dedica tiempo a leer o simplemente ponte tu serie favorita en la tele y disfruta de esos momentos de relax.

Si a menudo te preguntas ¿cómo quitar el estrés?, puedes seguir alguna de estas estrategias para hacer que tenga menos impacto en tu vida paso a paso.

 

Estrés tratamiento: alimentación

Realmente no hay alimentos antiestrés, porque una coliflor nunca va a poder impedir que estés estresada por tu economía o tu relación de pareja.

Pero aunque no haya alimentos contra el estrés, la relación entre alimentos y estrés es muy estrecha.

  • Toda la comida procesada, con aditivos y conservantes son una amenaza para el sistema inmunológico; por lo tanto son una fuente de estrés que supone una lucha inconsciente de hormonas y otras sustancias dentro de tu cuerpo.
  • Los alimentos ricos en antioxidantes (principalmente frutas y verduras) tienen que formar parte sí o sí de una dieta antiestrés. El estrés involucra procesos de oxidación, y comer este tipo de alimentos ayuda a contrarrestar esta oxidación (radicales libres y más).
  • El huevo podría ser uno de los alimentos antiestrés ya que es rico en triptófano, un aminoácido que ayuda a dormir mejor.

 

Estrés tratamiento: estilo de vida

  • Haz deporte, muévete. El sedentarismo no ayuda si quieres poner en práctica un tratamiento para el estrés. El ser humano está diseñado para moverse, no para pasarse horas en la misma postura. Si esto pasa, los sistemas empiezan a mandar señales de alarma.
  • Medita. La meditación te ayuda a tomar consciencia sobre ti y tus procesos. Activa el sistema nervioso parasimpático, encargado de la reparación y relajación. ¿Sabías que meditar es uno de los remedios caseros para el estrés al alcance de todo el mundo?

 

Estrés tratamiento: la naturaleza es tu aliada

  • En cualquier supermercado encuentras infusiones “relax”. Aunque parezcan inofensivas, cuidado. Las plantas son medicina y por tanto, tienes que asesorarte antes de tomarlas. Mejor que en el super, compra este tipo de infusiones y suplementos en la herboristería, donde los profesionales pueden aconsejarte.
  • Lo mismo ocurre con los aceites esenciales. Pero éstos pueden usarse de manera más segura, si no abusas de la cantidad. Poner una gota de aceite esencial de lavanda en la parte interior de las muñecas e inspirar su aroma produce una relajación prácticamente inmediata.

 

Todavía nos quedan bastantes días de Navidad. Espero que no acabes muy estresada. ¡Recuerda que eres única y especial, llegues hasta donde llegues!

Si quieres que te ayude a que el estrés afecte menos a tu vida, tu salud y tu menstruación visita el servicio Sesiones Individuales de Health Coach.

 

Artículos de Desarrollo Personal:

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados actualmente.

Share This
¿Necesitas ayuda?
Powered by