Estrógenos: cómo cuidarte si los tienes altos

estrógenos altos

Estrógenos: cómo cuidarte si los tienes altos

¿Cómo están tus estrógenos? “Bien gracias”. Si esta no es tu respuesta y tienes los estrógenos altos, te interesará saber sobre la dominancia de estrógenos y cómo puedes cuidarte o prevenirla.

 

¿Cómo se producen los estrógenos?

Los estrógenos son unas hormonas fundamentales para la función sexual y reproductiva en las mujeres. Las hormonas sexuales proceden del colesterol, que mediante modificaciones enzimáticas se transforma en progestágenos. La relación progestágenos y estrógenos es que los primeros se convierten en andrógenos por la acción de la enzima aromatasa, que se encarga después de transformar los andrógenos en estrógenos.

Esta cascada hormonal tiene lugar en los ovarios durante la edad fértil bajo la influencia de la hormona FSH. Es un trabajo equilibrado dependiendo de las fases del ciclo menstrual, y los estrógenos son las hormonas dominantes en la fase folicular.

Las glándulas suprarrenales producen sobre todo andrógenos y una pequeña cantidad de progestágenos.

La aromatasa es la enzima que se encarga de transformar andrógenos a estrógenos. Está presente en muchos tejidos:  tejido graso, vasos sanguíneos, hígado, piel, suprarrenales, cerebro, huesos, ovarios, endometrio, mama y en la placenta.

Los andrógenos ováricos pueden llegar a estos tejidos por sangre y transformarse en estrógenos gracias a la aromatasa. De esta manera, tenemos producción periférica de estrógenos que no puede verse en una analítica de sangre.

 

Tipo de estrógenos

estrogenos en la mujer

El término “estrógenos” se refiere a un grupo de hormonas con composición química similar:

  • Estrona (E1). Es el más abundante durante la menopausia y se produce en el tejido adiposo y los ovarios a partir de la androstenediona. También es un metabolito de estrógeno producido en el intestino.
  • Estradiol (E2 o 17β Estradiol). Es el predominante durante los años fértiles y se sintetiza a partir de la testosterona. Influye sobre los neurotransmisores serotonina y dopamina.
  • Estriol (E3). Es producido por la placenta durante el embarazo en grandes cantidades a partir de la androsterona.

 

Estrógenos: Función

Los estrógenos son una hormona proliferativa (de crecimiento). Los estrógenos en la mujer se encargan del desarrollo de las características sexuales secundarias al comienzo de la pubertad: crecimiento de pechos, caderas más anchas, aparición de vello púbico y en las axilas.

También participan en la regulación del ciclo menstrual, controlando el crecimiento del endometrio durante la primera fase del ciclo.

Si el óvulo no es fecundado, los niveles de estrógenos caen de golpe y se produce la menstruación. Pero si hay fertilización, el estrógeno trabaja con la progesterona para detener la ovulación durante el embarazo.

También se encargan de los cambios en las mamas, tanto en la lactancia como su aumento en la adolescencia y embarazo.

Otra función de los estrógenos está relacionada con la formación del hueso y una densidad óptima junto con la vitamina D o el calcio. Por eso, cuando los niveles de estrógenos caen durante la menopausia, los huesos pueden ser más frágiles y tendentes a osteoporosis.

En el cerebro, los estrógenos ayudan al mantenimiento de la temperatura corporal, están relacionados con las pérdidas de memoria y regulan áreas cerebrales encargadas de preparar el desarrollo reproductivo y sexual.

En el hígado, la función de los estrógenos es regular la producción de colesterol, su origen.

Además de esto, los estrógenos participan en:

  • Coagulación sanguínea.
  • Mantenimiento de la pared y lubricación de la vagina.
  • Buen estado de la piel, pelo, mucosa y músculos pélvicos.

 

Hiperestrogenismo

El nivel de estrógenos se evalúa en función de la hormona que los contrarresta, la progesterona. En un ciclo menstrual normal, los estrógenos son la hormona dominante durante las primeras dos semanas hasta llegar a la ovulación. En las siguientes dos semanas, el nivel de estrógenos baja por la influencia de la progesterona.

El desequilibrio crónico a favor de los estrógenos, es hiperestrogenismo. En este sentido, el que estén los estrógenos altos puede ser por dos motivos:

  • Que haya muchos estrógenos y poca progesterona.
  • Que el nivel de estrógenos sea normal pero el de progesterona sea muy bajo.

El hiperestrogenismo no es una enfermedad, es una alteración que puede acentuar el riesgo de endometriosis, SPM, reglas irregulares y diversos cánceres ginecológicos.

 

Causas del exceso de estrógenos

Tener los niveles de estrógenos altos, aunque sea difícil de ver en una analítica de sangre, puede tener 7 causas principales:

  1. Hiperestrogenismo por déficit de progesterona. Este desequilibrio puede estar causado por:
    – Falta de ovulación (si no hay cuerpo lúteo, no se produce progesterona).
    – Perimenopausia donde la caída de estrógenos es radical y no hay suficiente progesterona para compensarla.
  2. Excesiva producción de estrógenos. La conversión de andrógenos a estrógenos depende de la aromatasa. Así que, todo lo que estimule la actividad de la aromatasa va a hacer subir el nivel de estrógenos. La insulina, el alcohol, la obesidad y la edad son factores que aumentan la expresión de aromatasa en los tejidos. El tejido adiposo es el más rico en aromatasa, por eso una mujer obesa tendrá los estrógenos más altos, igual que una mujer que tenga resistencia a la insulina.
  3. Mala eliminación y desequilibrio en la flora intestinal. Es muy importante eliminar los estrógenos para evitar su exceso. El hígado es el encargado de esta función de degradación en dos fases:
    – Fase 1 de Conjugación. Es decir, las sustancias se van degradando para que sean menos dañinas. Para esto se necesitan vitaminas del grupo B, minerales como Selenio y Magnesio y el aminoácido Glicina. Esta fase es bloqueada por los xenoestrógenos, de los que hablaremos más adelante, y el alcohol.
    – Fase 2. Los estrógenos conjugados (menos tóxicos) llegan al intestino para ser eliminados por las heces si la microbiota intestinal está sana. Pero si predominan bacterias perjudiciales segregan la enzima beta-glucoronidasa que desconjuga y reactiva los estrógenos que vuelven a entrar al torrente sanguíneo.
  4. Perimenopausia. En los años previos a la menopausia, el nivel de estrógenos puede ser hasta el triple del normal, produciéndose mucha más estrona. El panorama empeora porque los niveles fluctúan continua y bruscamente. Es como una montaña rusa de síntomas como sofocos o insomnio (cuando están los estrógenos bajos) o dolor mamario, irritabilidad y cambios de humor característicos de tener los estrógenos altos.
  5. Obesidad. El tejido adiposo es muy rico en aromatasa y puede producir gran cantidad de estrógenos desde los andrógenos que sintetiza. Si los niveles de estrógenos en el tejido graso son muy altos, disminuye la producción de SHBG (Globulina Fijadora de Hormonas Sexuales) y entonces todo el exceso de estrógenos liberados a sangre queda libre, circulando sin control por el organismo, acoplándose en los receptores de las células que encuentran en su camino.
  6. Alergias. Los estrógenos estimulan la producción de histamina y reducen la de la enzima DAO que regula la histamina. Y la histamina induce a los ovarios a producir más estrógenos. Así tenemos un bucle en el que el los estrógenos altos hacen que suba la histamina que a su vez eleva el nivel de estrógenos. Además, ante un exceso de histamina, los receptores de estrógenos en el cerebro, intestino, músculos y tiroides se vuelven hipersensibles (captan más estrógenos) por el estradiol, los xenoestrógenos y los estrógenos que no han sido eliminados por el hígado.
  7. Xenoestrógenos. Los xenoestrógenos son disruptores endocrinos (interfieren en el funcionamiento del Sistema Endocrino) ocasionando trastornos en la salud. Impiden que se realicen correctamente la síntesis, metabolismo, fijación y respuesta celular ante los estrógenos.
    Tienen una estructura química muy similar a la de los verdaderos estrógenos, por lo que se acoplan en los receptores celulares, provocando una respuesta como de hiperestrogenismo aunque los niveles de estrógenos sean normales.

 

Puedes conseguir que tu cuerpo vuelva a la normalidad eliminando los alimentos y comportamientos que influyen negativamente sobre tu salud.

 

Señales de un posible exceso de estrógenos

  • Menos líbido.
  • Retención de líquidos.
  • Tensión mamaria.
  • Reglas irregulares.
  • Disfunción tiroidea.
  • Dificultad para perder peso.
  • Cambios de humor y de ánimo.

 

Cómo mejorar y prevenir el nivel de estrógenos altos

Alimentación

  • Evita alimentos inflamatorios como los lácteos para reducir la histamina.
  • Ayuda a tu hígado a eliminar los estrógenos para que no sean reabsorbidos reduciendo al máximo el alcohol que tomas y aumentando alimentos como remolacha, crucíferas, aguacate, marisco, pescado y huevo.
  • Refuerza tus bacterias intestinales buenas con probióticos como fermentados, kombucha, verduras y frutas.
  • Evita las comidas que alimentan a las bacterias intestinales menos beneficiosas como procesados, azúcares, gluten.
  • Reduce también el consumo de soja y derivados.

 

Estilo de vida

  • Mantén un peso saludable para evitar que el tejido adiposo produzca demasiados estrógenos.
  • Piensa bien el tomar anticonceptivos hormonales ya que actúan como xenoestrógenos.
  • Reduce la exposición y uso de xenoestrógenos como pesticidas, fungicidas, plásticos, parabenes etc.
  • Toma antibióticos sólo cuando sea estrictamente necesario y bajo supervisión médica.
  • Mejora tu descanso, durmiendo lo suficiente.
  • Gestiona bien las situaciones de estrés.

Si tienes los estrógenos altos y quieres normalizarlos con una acción integrativa que incluye dieta y estilo de vida para trabajar la causa raíz, encontrarás más información en este link.

 

 

 

Artículos de Salud:

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados actualmente.

Share This
¿Necesitas ayuda?
Powered by

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar