ANTICONCEPTIVOS HORMONALES. ¿Quieres a tus hormonas en el paro?

ANTICONCEPTIVOS HORMONALES. ¿Quieres a tus hormonas en el paro?

Muchas mujeres que hemos tenido problemas menstruales (síndrome premenstrual, regla dolorosa, irregular o muy abundante) nos hemos visto en tratamiento de anticonceptivos hormonales como si esta fuera la única solución.

En su momento seguí un tratamiento de anticonceptivos hormonales durante muy poco tiempo (no podía con ellos y lo dejé en mitad de tratamiento) porque tenía sangrados muy abundantes y síndrome premenstrual horrible. Y sí, mejoran los síntomas, pero es lo único que mejora, y ¿a qué precio? Si hoy tuviera que volver a pasar por lo mismo, buscaría solucionar el problema desde la raíz.

Los anticonceptivos hormonales sólo enmascaran los trastornos menstruales. Ni curan, ni regulan. Desactivan el sistema hormonal.

 

Con este artículo quiero darte una pequeña guía, basada en información científica. También es una reflexión sobre cómo se trata la salud de la mujer en una sociedad donde se ve normal dar medicamentos para desactivar la función hormonal en millones de mujeres en todo el mundo.

¿Qué son los anticonceptivos hormonales?

Son fármacos que contienen pseudo-hormonas, similares a las humanas pero que ni por asomo realizan la misma función.

Nuestras hormonas ováricas son estradiol y progesterona y además de tener una función en el sistema reproductor, son esenciales para otros órganos. Los anticonceptivos hormonales sintéticos no cubren estas funciones.

Inhiben la ovulación porque suprimen la cascada hormonal cerebro-ovarios haciendo creer al cerebro que hay un embarazo.

Los anticonceptivos hormonales fueron creados en los años 50 para evitar embarazos (oficialmente la razón fue mejorar síntomas menstruales)

Anticonceptivos hormonales combinados

Píldora combinada

Es la combinación de etinilestradiol y una progestina (levogestrel). La diferencia entre una marca y otra es la cantidad y ritmo del estrógeno y progestina.

El 83% de las mujeres prefieren la píldora que contiene estradiol natural porque tienen menos efectos adversos y se toleran mejor que otras pastillas anticonceptivas. Pero también utilizan progestina y desactivan el sistema hormonal.

¿Cómo actúa?

  • Inhiben la ovulación.
  • Normalmente se toman durante 21-24 días y se descansa 4-7 días, pero también se pueden tomar de forma continuada.
  • En los días de descanso es donde aparece el sangrado. Pero no es un período menstrual. Es un sangrado por deprivación ya que estos fármacos estimulan el revestimiento uterino pero inhiben la ovulación.

 

Beneficios:

  • Como el sangrado menstrual es más corto y menos abundante, reducen el riesgo de anemia.
  • Normalmente la regla duele menos.
  • En algunas mujeres disminuyen los quistes de ovarios.
  • Pueden mejorar los brotes de acné en algunas mujeres.
  • Suprimen los andrógenos. Esto puede ser beneficioso para el tratamiento de SOP y del hirsutismo.

 

Posibles efectos secundarios:

  • Aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular como hipertensión, trombos o infartos.
  • Dolor de cabeza.
  • Disminución de la líbido.
  • Puede provocar manchas oscuras en la piel.
  • Hinchazón y retención de líquidos.
  • Mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, endometrio y ovario.
  • Déficit en la absorción de nutrientes al intervenir negativamente en la microbiota.
  • Candidiasis.
  • Intestino permeable y SIBO.
  • Cambia la química del cerebro, se produce menos serotonina y esto provoca cambios de humor, alteraciones en el estado de ánimo, tristeza y tendencia a la depresión.
  • Inflamación del hígado que se encarga de metabolizar los medicamentos.
  • Retención de líquidos y aumento de peso por falta de los micronutrientes necesarios para la función metabólica del hígado (vitamina C, grupo B, Zinc, Magnesio).
  • Alteración de la función tiroidea que puede ocasionar estreñimiento, niebla mental, apatía y cansancio.

 

Anillo vaginal

Es un anillo de plástico flexible que libera a través de pequeños poros etinilestradiol y etonogestrel (progestina), por lo que es un anticonceptivo hormonal combinado.

Se coloca en la vagina el primer día de la regla y se mantiene durante 3 semanas. Después se extrae y se descansa durante 1 semana. En los días de descanso aparece el sangrado, generalmente corto y ligero.

Como el estrógeno sintético entra en la sangre a través de la pared vaginal y no pasa por el hígado, el riesgo de coágulo sanguíneo aumenta.

Posibles efectos secundarios:

  • A nivel vaginal: irritación, picores, infección.
  • Leucorrea (secreción blanquecina producida por la inflamación de la membrana mucosa del útero y la vagina).
  • Alteración del patrón de sangrado (sangrado irregular y meses sin sangrado).
  • Migrañas y jaquecas.
  • Manchas oscuras en la piel.
  • Trastornos gastrointestinales.
  • Sensibilidad en los pechos.
  • Aumento de peso.
  • Dolores músculo-esqueléticos.
  • Náuseas.
  • Cansancio.
  • Pérdida de apetito sexual.
  • Cambios en el estado de ánimo.

 

Parches

Funciona igual que la píldora combinada, anulando la ovulación y espesando el moco cervical. Libera continuamente sus hormonas sintéticas (norelgestromina y estinilestradiol) que van a parar al torrente sanguíneo, así que al no pasar por el filtro del hígado, hay más posibilidad de tener coágulos.

Es un pequeño parche que se pega sobre la piel una vez cada 3 semanas, total 21 días. La semana 4 es de descanso y permite que se produzca el sangrado.

Posibles efectos secundarios:

  • Enrojecimiento o picor en la zona de la piel donde se ha puesto el parche.
  • Hinchazón, sensibilidad e incluso secreción en los senos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Molestias gastrointestinales (diarrea, calambres e hinchazón de abdomen).
  • Aumento de peso.
  • Hinchazón por retención de líquidos en manos, pies y piernas.
  • Infección y aumento de secreción vaginal.
  • Cambios en el apetito.
  • Caída de cabello.
  • Sangrado entre períodos.
  • Regla dolorosa.
  • Cansancio y fatiga.
  • Hinchazón de los ojos.
  • Insomnio.
  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Tendencia depresiva.
  • Aumenta el riesgo de cáncer de mama, endometrio e hígado.
  • Problemas en la vesícula biliar.

 

Anticonceptivos hormonales sólo progestina

Mini-píldora

Sólo contiene progestina y en menor cantidad que la píldora combinada.

Se recomienda a mujeres con patologías cardiovasculares previas y es la elección de las que no quieren sufrir los efectos del estrógeno.

Su función principal no es inhibir la ovulación, de hecho esto sólo ocurre en algunas mujeres. Lo que sí es reducir el revestimiento del útero y engrosar el moco cervical, para impedir el paso de espermatozoides.

Puede alterar el período:

  • Sangrados irregulares.
  • Períodos continuos, no terminan.
  • Sangrado entre períodos, por eso por eso puede parecer que el período no termina nunca.

Tiene prácticamente los mismos efectos secundarios que la píldora combinada.

Implante

Los implantes son una varilla de plástico flexible que mide 4 cm de largo y 2 mm de diámetro. La tiene que insertar y retirar un profesional sanitario. Se coloca (y retira) con anestesia local debajo de la piel, en la parte superior interna del brazo.

Tiene una vida útil de unos 3 años, dependiendo de la marca y composición. Durante este tiempo va liberando pequeñas cantidades de progestágeno continuamente.

Al no tener estrógenos no produce tantas molestias como los anticonceptivos hormonales combinados.

En la mayoría de las mujeres inhiben la ovulación y también alteran el moco cervical y engrosan el revestimiento del útero.

Posibles efectos secundarios:

  • Alteraciones en el patrón de sangrado:
    – Sangrados poco frecuentes (amenorrea) y normalmente más ligeros.
    – Sangrados frecuentes y prolongados.
  • Infección e irritación en la zona donde está colocado.
  • Sobrepeso. Y en estos casos no es tan eficaz para evitar embarazos.
  • Disminución de la líbido.
  • Mareos y náuseas.
  • Cambios continuos en el estado de ánimo.
  • Depresión.
  • Aumento de peso.
  • Sequedad vaginal.
  • Dolor de cabeza.
  • Tensión y sensibilidad en las mamas.

Inyección

Se administra vía intramuscular cada 3 meses y contiene una dosis alta de acetato de medroxiprogesterona. Hay una versión subcutánea que contiene menor dosis del fármaco.

También anula totalmente la ovulación.

Posibles efectos secundarios:

  • Retrasa la fertilidad hasta 10 meses después de su administración debido al déficit hormonal tan severo que produce.
  • Afecta a la densidad ósea, sobre todo en adolescentes y no está claro que esto sea reversible.
  • Períodos irregulares, a veces con sangrado entre períodos.
  • Hinchazón y retención de líquidos.
  • Líbido baja.
  • Interfiere en la química cerebral, pudiendo provocar depresión, alteración del estado de ánimo y nerviosismo.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareos y náuseas.
  • Debilidad, cansancio y fatiga permanentes.
  • Aumento de peso difícil de controlar.

Dispositivos intrauterinos

Son los que más se recomiendan a mujeres que están pasando por la perimenopausia.

Es un dispositivo pequeño, de plástico, con forma de T que tiene que ser implantado en el útero por un médico. Libera pequeñas dosis de progestina levonogestrel. También alteran el flujo cervical y el reduce el grosor de la membrana que reviste el útero.

Inhiben la ovulación durante el primer año, no tanto después, sólo en el 15% de los casos.

Tiene una vida útil de unos 5 años y generalmente produce molestias durante el período de adaptación.

Como no inhibe totalmente la ovulación, puede considerarse el menos dañino de todos los anticonceptivos hormonales.

 

Propiedades:

  • Regula el sangrado menstrual intenso y abundante.
  • Generalmente mejora la menstruación dolorosa y los dolores relacionados con la endometriosis.
  • Con el DIU Mirena tienes el ciclo porque no bloquea totalmente el sistema hormonal, pero no sangras después de unos meses.

 

Posibles efectos secundarios:

  • Dolor de cabeza.
  • Sensibilidad y tensión mamaria.
  • Sangrado irregular que puede ser más abundante al principio. Ambos normalmente mejoran a los 6 meses de usarlo.
  • Acné.
  • Alteración en el estado de ánimo.

 

Como podrás ver hay diferentes modalidades de anticonceptivos hormonales, aunque comparten riesgos y efectos secundarios:

  • Cáncer

– Aumentan ligeramente las posibilidades de tener cáncer de mama, incluso los que tienen menos dosis de estrógeno.
– La píldora puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal, ovarios y endometrio.

  • Coágulos de sangre (trombos)

Ya desde los años 60 se conoce el riesgo de algo tan peligroso como los coágulos de sangre que conlleva el uso de anticonceptivos hormonales.

Y desde entonces esto no ha cambiado. Aunque se publiciten píldoras de nueva generación, no mejoran este riesgo. Lo de “nueva generación” es como lo de “sin azúcar”, un asunto de marketing porque sólo hace referencia a la fecha en que se creó la nueva progestina. No son ni más evolucionadas, ni menos peligrosas. Es más, una de las más modernas, la progestina drospirenona tiene mayor riesgo mortal de coágulo de sangre que las anteriores progestinas.

Y ojo, este riesgo aumenta si fumas.

  • Sistema Nervioso

– Hacen que el sistema nervioso sea más sensible al estrés. Por lo tanto, puedes tener estrés por motivos que sin medicación no lo tendrías.

– Como modifican la estructura del cerebro se altera el estado de ánimo. Y puede llegar la depresión en cualquier momento del tratamiento.

  • Pérdida de la líbido

– Desactivan la testosterona necesaria para tener apetito sexual. Y además pueden provocar sequedad vaginal y vaginismo.

  • Alopecia androgénica

– Algunas progestinas como el levonorgestrel, etonogestrel, norgestrel y acetato de medroxiprogesterona tienen un alto índice de andrógenos, es decir, son parecidas a la testosterona. El cabello se pierde porque se cierra el folículo piloso.

– Las progestinas con un índice de andrógenos bajo como drospirenona, norgestimato y ciproterona no provocan la pérdida de cabello mientras sigues el tratamiento, pero sí cuando lo dejas porque tienen efecto rebote: aumentan los andrógenos y la sensibilidad a ellos.

  • Aumento de peso

– Están asociados a la resistencia a la insulina.
– Producen antojos de azúcar.
– Aumentan los acúmulos de grasa en caderas, abdomen y muslos.

  • Producen hipertensión arterial.
  • Alteran la microbiota intestinal, disminuyendo la absorción de nutrientes y esto puede llevar a problemas en la función de la tiroides.
  • También alteran la microbiota vaginal, así que, puede provocar candidiasis.

Después de leer este breve resumen, ¿te parece que los anticonceptivos hormonales realmente arreglan tu regla?

Por supuesto que eres libre de tomar cualquier decisión que quieras respecto a tu salud, pero sí me gustaría que te informaras más a fondo, buscaras estudios científicos y otras opiniones antes de iniciar un tratamiento con anticonceptivos hormonales.

Desde el punto de vista de salud integrativa y funcional se tienen en cuenta aspectos como tu estilo de vida, analíticas, antecedentes, alimentación para llegar a la causa del problema y mejorarlo a largo plazo.

Si te apetece encontrar el origen de tu trastorno menstrual, puedes visitar mi programa “Sana tu menstruación” donde puedo acompañarte y guiarte para mejorarlo, en este link tienes más información.

 

 

 

 

Artículos de Salud:

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados actualmente.

Share This
¿Necesitas ayuda?
Powered by

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar